Separación de los cónyuges

Porabogadosvaldivia_eslbgx

Separación de los cónyuges

El ordenamiento jurídico chileno distingue 2 tipos de separación:

1. Separación de hecho.

Es una separación de carácter convencional; es la simple separación física de los cónyuges por acuerdo de ellos. Esto obliga a convenir, convencionalmente las cuestiones de familia que queden pendientes y que nacen a raíz de la separación; y si hay hijos hay que regular los derechos de alimentos, los regímenes de visitas, la tuición y todo lo que dice relación con las relaciones mutuas de la familia y de que trate el Artículo 21 Ley de Matrimonio Civil. Si no hay acuerdo se recurre a la justicia.

Artículo 21.- Si los cónyuges se separaren de hecho, podrán, de común acuerdo, regular sus relaciones mutuas, especialmente los alimentos que se deban y las materias vinculadas al régimen de bienes del matrimonio. En todo caso, si hubiere hijos, dicho acuerdo deberá regular también, a lo menos, el régimen aplicable a los alimentos, al cuidado personal y a la relación directa y regular que mantendrá con los hijos aquél de los padres que no los tuviere bajo su cuidado.

Los acuerdos antes mencionados deberán respetar los derechos conferidos por las leyes que tengan el carácter de irrenunciables. Cuando se produce la separación de hecho, que es la simple separación de los cónyuges, es importante dejar constancia acerca de la fecha de la separación, porque sirve como forma para poder contabilizar las causales para el posterior divorcio; por que cuando veamos las causales del divorcio vamos a ver que esta:

El mutuo acuerdo de las partes, que se requiere al menos separación de hecho de al menos 1 año.

Cuando no hay mutuo acuerdo, aquí se requiere separación de hecho de las partes por el transcurso de tiempo de 3 años. Se puede dejar constancia de la separación de hecho, por una constancia en carabineros (no muy recomendable), por una denuncia por pensión de alimentos, una demanda de régimen de visitas, una inscripción en notaría etc.

2. Separación judicial. Hay dos categorías de causales para lograr la separación judicial:

Art. 26 Ley de Matrimonio Civil, señala una causal genérica, se refiere en términos generales a falta grave imputable a uno de los cónyuges, falta grave a las obligaciones propias del matrimonio: deber de socorro, al deber de respeto recíproco, al deber de ayuda mutua y recíproca, al deber de convivencia, de fidelidad.

Artículo 26.- La separación judicial podrá ser demandada por uno de los cónyuges si mediare falta imputable al otro, siempre que constituya una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común.

No podrá invocarse el adulterio cuando exista previa separación de hecho consentida por ambos cónyuges. En los casos a que se refiere este artículo, la acción para pedir la separación corresponde únicamente al cónyuge que no haya dado lugar a la causal.

Art. 27, esta es una causal específica y especial que es el cese de la convivencia, es decir, aquí ya se produjo la separación de hecho de los cónyuges, cesó la convivencia y en consecuencia los cónyuges pueden pedir la separación judicial.

Esto se debe a que la separación judicial produce múltiples consecuencias que No produce la simple separación de hecho. Artículo 27.- Sin perjuicio de lo anterior, cualquiera de los cónyuges podrá solicitar al tribunal que declare la separación, cuando hubiere cesado la convivencia. Si la solicitud fuere conjunta, los cónyuges deberán acompañar un acuerdo que regule en forma completa y suficiente sus relaciones mutuas y con respecto a sus hijos. El acuerdo será completo si regula todas y cada una de las materias indicadas en el artículo 21.

Se entenderá que es suficiente si resguarda el interés superior de los hijos, procura aminorar el menoscabo económico que pudo causar la ruptura y establece relaciones equitativas, hacia el futuro, entre los cónyuges cuya separación se solicita.

¿A quién corresponde la acción de separación judicial?

Va a depender de la causal que se invoque; si es la causal genérica del art. 26 la acción va a corresponder al cónyuge que no incurrió en la causal.

Por el contrario si se va a invocar la causal específica del art. 27 que es el cese de la convivencia, la acción le corresponde a cualquiera de los cónyuges o conjuntamente.

Requisitos para interponer la Acción de separación judicial. En resumen, que exista una causal.

Art. 26 Ley de Matrimonio Civil: se tiene que probar la causal de falta grave. Art. 27 Ley de Matrimonio Civil: se tiene que probar el cese de la convivencia.

Acerca del autor

abogadosvaldivia_eslbgx administrator

Abrir chat
Powered by